Ravachol, con la lucha de las mujeres por su dignidad

144

La mascota del ITU World Multisport Pontevedra 2019 y símbolo del carnaval local, Ravachol, se presentó este año ante la ciudadanía ataviado con ropas violeta y consignas feministas para presidir las celebraciones de estos días. Es costumbre que el tercer día de los 10 que dura el carnaval pontevedrés, la Asociación Cultural de Xeve presente la mascota ataviada de algún tema de actualidad.

En este caso, la proximidad del 8 de marzo sirvió a Ravachol para exhibir su cara más reivindicativa y sumar su fuerza a la lucha de las mujeres por la igualdad y contra el sustrato machista de la cultura contemporánea. Como cada año, el loro será incinerado el último día del “entroido” pontevedrés, el próximo domingo, día 10, momento en que tendrá lugar la sentida ceremonia de llanto por la muerte del lorito. Tras su cuerpo, miles de personas recorrerán las calles de la ciudad para darle un último adios en la plaza de Ferraría y despedirlo hasta el próximo año.

Esta tradición urbana se inició en el carnaval de 1913. El carismático loro vivía con el boticario Perfecto Feijóo, un intelectual de principios del siglo XX. Su muerte poco antes del carnaval causó un profundo pesar en la ciudad, a donde había llegado 20 años antes procedente de América. Los pontevedreses acudieron en masa a su entierro, el miércoles de ceniza, con actos fúnebres organizados con todo el esplendor. Su nombre lo había tomado el boticario del apodo de un anarquista francés, François Claudius Koënigstein (1859 – 1892), famoso por su espíritu revulsivo contra la sociedad de su época y decapitado en la guillotina a los 32 años.

Ravachol es el simpático rey del carnaval local. Su figura se tomó como base para la elaboración gráfica de la mascota que “ayuda” a la comunicación del mundial. El ilustrador David Campos, especialista calígrafo y relacionado con el arte de la tauromaquia, creó un ave multicolor, desenfadado, tierno y expresivo, apto para protagonizar los múltiples elementos persuasivos e informativos generados por el equipo creativo del mundial.

El Ravachol mundialista fue dotado con múltiples versiones. Desde la pose más genérica con la típica y colorista ropa que usan los y las triatletas, hasta las que se exhibe de “alas cruzadas” corriendo, nadando, rodando en bici, volando, haciéndose un selfie, brindando con una copa de albariño, dando un “ok” o celebrando sus medallas.

Las distintas lineas de comunicación del campeonato utilizan en paralelo otras iconografías, como el propio logotipo de la prueba —una versión del logo tradicional en las competiciones de triatlón celebradas en la ciudad—, y una visión contemporánea de un petroglifo, las inscripciones rupestres en roca habituales en las Rías Baixas y el interior de Pontevedra. Si el logo se utiliza en las líneas más corporativas, el loro se emplea sobre todo en los mensajes publicitarios, el icono primitivista se centró en algunas lineas textiles y de premiación.